Todo sobre el embudo de conversión

Posted on Posted in Uncategorized

Todo sobre el embudo de conversión

¿Qué es un embudo de conversión?

El embudo de conversión es un término empleado en el marketing digital, que sirve para definir cada uno de los pasos que realiza un usuario, hasta concretar el objetivo de su visita a una web, bien sea para registrarse, para convertirse en un lead o para adquirir un producto o servicio. El embudo de conversión también lo conocemos como funnel de conversión.

Etapas del embudo de conversión

Durante el embudo de conversión podemos encontrar varias etapas básicas, que son:

  • Adquisición: En esta etapa procedemos a ofrecer los productos o servicios de nuestra empresa mediante estrategias digitales como contenidos, SEO, redes sociales, etc; con el firme propósito de generar tráfico hacia nuestra página web o blog. 
  • Activación: Estar siempre activo genera confianza por parte de la audiencia y, además, permite también que se origine interés por parte de la misma para conocer más detalles sobre la marca.
  • Retención: En este paso y con el fin de fidelizar a la audiencia para mantener una interacción permanente con ella, debemos solicitar sus datos personales. De esa forma, se mantendrán informados sobre nuestras ofertas y promociones.
  • Venta: Al lograr que se produzca la venta la audiencia pasa a convertirse entonces en clientes reales. Esta es la etapa más importante.
  • Referencia: Después de lograda la venta debemos tratar de que los clientes se sientan contentos por su compra y motivados para regresar a comprar de nuevo. Esto hará que nos recomienden con otras personas.

Utilidad del embudo de conversión

Una métrica de primer orden

Mediante el embudo de conversión podemos obtener información sobre un aspecto muy importante, como lo es el hecho de conocer el porcentaje de los usuarios de nuestra web que se han retirado en las diferentes etapas del embudo de conversión.

Es decir, de todos los usuarios que nos visitan a través de la web solo un grupo dejará sus datos y se convertirán en leads. De ese grupo, solo una parte terminará adquiriendo un producto o contratando un servicio, para así convertirse en cliente reales.

Como podemos darnos cuenta el término de ‘embudo’, está muy bien empleado, ya que al principio entran muchos clientes a nuestra página, esto lo podríamos relacionar con la parte más ancha del embudo, y al final queda un grupo reducido, la parte más angosta.

Nos ayuda a tomar mejores acciones

Cada vez que ponemos en ejecución un proyecto de marketing digital, esperamos que éste tenga la mayor rentabilidad y para eso debemos lograr que el al final del embudo llegue la mayor cantidad de clientes posibles, por lo tanto, debemos esforzarnos para que el porcentaje de pérdidas de usuarios en el trayecto de conversión se reduzca al máximo.

Y es que el embudo de conversión, además de ayudarnos a medir los usuarios que se van retirando también nos ayuda a mejorar las diferentes etapas del proceso, para facilitarle al cliente su trayectoria a través del embudo.

Estudiando la conducta del usuario en cada una de las etapas podemos:

  • Conocer en qué momento los usuarios salen del embudo
  • Encontrar errores y áreas a mejorar
  • Conocer hacia dónde debemos dirigir nuestros esfuerzos
  • Calcular el retorno de inversión

Ya para finalizar, podemos concluir que, para lograr disminuir el porcentaje de pérdida de clientes en el proceso de conversión, es importante atraer a clientes que les interese nuestro producto o servicio.

¿Te gustaría conocer más de este tema? Contactanos aquí.